jueves, 30 de octubre de 2008

Ixtab

Esa noche Fede decidió cumplir la promesa.
Mientras contemplaba su cuerpo me tome el tiempo para retener ese cuadro, y vaya que lo recuerdo!. Yo lo encontré primero y me daba el derecho de disfrutar su último acto, su obra maestra. Seguro que pensó en mí para la premiere.

Recuerdo la ultima charla que tuvimos, decía cosas como, …hice todo bien en la vida, para que?, cual es la recompensa? No tiene sentido seguir, y elucubró la promesa, mientras yo, asintiendo, en la nebulosa cotidiana, trataba de mantener la mirada pensando en los efectos que me daba el alcohol.
No creí que iba a tener el coraje para hacerlo y al verlo consumado, me emocionaba de melancolía y me enorgullecía, era muy extraña la sensación. A veces no llega el milagro del deseo, y la mente sigue.

En aquel gran silencio me aturdían los pensamientos, y estoy seguro, que sonarán mañana..
Fede dijo basta, y su decisión no deja de impresionarme. Optó por la sangre en el agua como para darse tiempo a una reflexión final.
Que estaría pensando en esos últimos momentos?
Quisiera saberlo.





Debería saberlo.

2 comentarios:

Princesse Sadique dijo...

Aunque sea con dedicatoria , en el suicidio siempre hay un esimismamiento totalmente paradójico a la falta de estima que suele atribuirse, una suerte de automagnicidio que nos ubica como importantes una vez que sólo lo somos para los gusanos.




besos.

Princesse Sadique dijo...

Alexander?

sé q sos vos, si sos otro me desconcertás porque mi instinto te reconoce las huellas.




Che, q es de tu vida? Conectate alguna vez en tu existencia, porque ande sin celular soy desechable? snif mal amigo